¿Qué dijo y qué no dijo el factótum del Sodalicio, Luis Fernando Figari, en Roma? ¿Cómo se mueven los grupos del poder sodálite? ¿Cómo quedarán las víctimas de esta organización?

Escribe Pao Ugaz

En Roma, el líder y fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, de 69 años, dejó en claro que en su defensa legal frente a la Fiscalía está aliado con el sacerdote sodálite Jaime Baertl.

Al mismo tiempo en Lima, el secretario general, Alessandro Moroni, asumió momentáneamente la estrategia de responsabilizarse del resarcimiento de las víctimas dejando atrás la argumentación inicial que la violencia impartida se debió a los rigores de la formación sodálite.

Tras la denuncia de José Enrique Escardo, Martín y Vicente López de Romaña, Oscar Osterling y Pedro Salinas contra el Sodalicio por secuestro agravado, asociación ilícita para delinquir y lesiones graves se han formado varios grupos entre los acusados; por un lado, Luis Fernando Figari; por otro lado, Jaime Baertl y Eduardo Regal; luego se encuentra, Virgilio Levaggi y por último, el resto que es defendido por la actual cúpula sodálite: Jose Ambrozic, Erwin Scheuch y Oscar Tokumura.

La estrategia de Baertl consiste en establecer una alianza no escrita con Figari donde la principal tarea es no atacarse con el fin de que el líder sodálite y fundador de la organización se declare con amnesia temporal en el manejo del dinero en la organización fundada en 1971.

Según declaró Figari a la Fiscalía; el dinero es manejado por Juan Carlos Len y no por Baertl, aunque se abstuvo de declarar ante la justicia que Len es su brazo derecho e izquierdo en el manejo de la empresa Inversiones San José SAC, empresa madre de los cementerios, los colegios, universidades, agrícolas, entre otras empresas del Sodalicio.

Eso sí, durante su larga presentación ante la fiscal María del Pilar Peralta, Figari dejó en claro su gran disgusto con Moroni y su declaración de ‘persona non grata’ en abril pasado. También señaló que Moroni “le pervirtió la imagen” dentro y fuera de la organización.

De acuerdo a lo declarado por Figari en Roma, el Sodalicio fue fundado el 8 de diciembre de 1971, y participaron el mismo Sergio Tapia, Guillermo Lohman Luca de Tena y Gonzalo Villegas.

Aunque en Roma intentó presentarse como una persona de salud deteriorada, Figari alardeó de su perfecta memoria al precisar detalles que llegaron, incluso, a incomodar a su abogado Armando Lengua Balbi.

Al responder sobre la violencia física y psicológica que sufrieron los sodálites en las casas de la organización, Figari dijo que “se hacía apostolado en los colegios desde la edad en que los estudiantes llegaban a la madurez según la Iglesia que se iniciaba a los doce años de edad”.

Eso sí, repitió una y otra vez que “el ingreso formal al Sodalicio siempre era a los 18 años”.

El fundador del Sodalicio de 69 años de edad se presentó como ‘un hombre de Cristo’ al tiempo que negó todas y cada una de las acusaciones de abuso sexual.

Según Figari, se invitó a Levaggi a retirarse junto con Pedro Salinas y otros tres sodálites de la época reservándose el derecho de decir la razón “al ser del fuero interno de los involucrados”.

Consultado por LaMula.pe sobre el tema, Pedro Salinas lo negó. Recuerda que “efectivamente a finales de los ochenta fue una época de deserciones, pero no recuerda lo que cuenta Figari, conociendo al personaje Figari se debe haber inventado una historia surrealista, de esas que no tienen ni pies ni cabeza”.

Sobre German Doig, el fallecido sodálite cuyo proceso a la santidad fue declarado trunco debido a las acusaciones de abuso sexual en su contra, Figari señaló que estuvo encargado de “la formación” de varios miembros del Sodalicio, entre ellos, el acusado por abuso serial de niños, Jeffrey Daniels. Añadió que lo único que recuerda es que una psiquiatra analizó a Daniels y pidió que lo aíslen por un año en una de las casas del Sodalicio en San Bartolo.

Al estilo de Donald Trump, que está de moda en estos días, Figari negó ser homosexual, al tiempo que añadió que le gustan las mujeres “pero bonitas”.

En suma, en la capital italiana, Figari dejó en claro que de cara al veredicto final de la fiscal María del Pilar Peralta se encuentra muy molesto con el actual jefe del Sodalicio, Alessandro Moroni, a quien le pidió “ser santo”, al tiempo que transparentó su estrategia conjunta de defensa con Jaime Baertl y negó la posibilidad alguna de disculparse con las víctimas o reconocer error alguno desde que fundó el Sodalicio en 1971.

Eso sí, durante los dos días en que participó en el interrogatorio, Figari demostró una gran energía física para huir de los periodistas que estuvimos horas esperando que responda a las múltiples preguntas sobre el Sodalicio.

 

MUDANZA TEMPORAL EN ROMA

Durante los días que declaró a la Fiscalía, Figari se mudó del elegante departamento que tiene en Corso Vittorio Emmanuelle II #308, departamento 11 y que figura bajo el nombre del sodálite Ignacio Blanco.

Días antes de su declaración, LaMula.pe le hizo la guardia al líder y fundador del Sodalicio y comprobó que Figari durmió en otro lugar.

En vez de Figari, vimos al sodálite Héctor Velarde en el lujoso departamento, ubicado a cinco minutos del Vaticano.

La persona de confianza y más allegada a Figari es el sodálite, Ignacio Blanco, quien lo lleva y trae por la ciudad en un lujoso automóvil italiano pero para evitar salir en cámaras decidió no presentarse junto a él.

A Roma viajó el abogado defensor Armando Lengua-Balbi, quien junto al abogado colombiano Jorge Ernesto Villa Avila lo acompañaron durante el interrogatorio que duró 12 horas y que se realizó en la sede de la embajada de Perú en Roma.

 

ARMANDO LENGUA BALBI

Desde Roma, el abogado Armando Lengua Balbi dio algunos adelantos de la presentación de Figari:

-¿Cómo fue la sesión?

Atendió todas las preguntas de la Fiscal satisfactoriamente, con la verdad, en mi concepto ha sido esclarecedora su declaración, ha negado enfáticamente ser cierto los señalamientos de los hechos que se le señalan como si fueran delitos.

-Pero lo señalan sus allegados del Sodalicio…

No le hacen ningún señalamiento de responsabilidad sobre bases ciertas, no es exacto…

-Jose Ambrozic dice que es el máximo maltratador del Sodalicio

No hay un señalamiento concreto…(mi defendido) él ha rechazado todas esas afirmaciones, Ambrozic no es ningún denunciante, Moroni tampoco… No son testigos no han testimoniado…

-¿Había un séquito de personas al servicio de Figari?

Las personas que pertenecían al Sodalicio han realizado actividades dentro del Sodalicio, no hay esa servidumbre señalada en extremos que no son ciertos…

-¿Pedirá perdón a las víctimas?

Él como víctima de los que son señalados en esas afirmaciones, no puede haber perdón que se espere de mi defendido…

Él ha pedido perdón en los ejercicios y las prácticas que en algún momento se llevaron a cabo para forjar el carácter, con el tiempo se ha corregido, las carreras, el peso las condiciones de los miembros del Sodalicio… sin embargo, él no estaba frente de esas prácticas, tan claro es esto que en el tiempo que el fue Superior porque él renuncia en el 2011, hasta su permanencia en la institución nunca hubo ninguna denuncia de nadie”.

“Esos extremos no son ciertos, eso se ha esclarecido”.

“Moroni es una persona que actualmente representando al Sodalicio está emitiendo pronunciamientos, cuando las autoridades a las que debe someterse en su institución no se han pronunciado, Moroni no es autoridad para asumir un pronunciamiento, es una posición personal la que esta poniendo a distancia las que le preocupen su alcance”, concluyó Lengua.

Sobre el régimen de servidumbre al que fueron sometidos los jóvenes que formaron parte del Sodalicio, Figari también coincide con Baertl quien al declarar al Ministerio Público afirmó que nadie fue sometido en el Sodalicio. Y que Figari nunca tuvo sirvientes.

En sus declaraciones ante la justicia, el clérigo sodálite dice: “Todas las cosas negativas o malas pueden haber sucedido como causa de la imprudencia (…) algunos excesos no ensombrecen al Sodalicio”.

 

HÉCTOR GADEA

A propósito de la declaración de Figari en Roma, el superior general del Sodalicio, Alessandro Moroni, calificó de “infelices” las afirmaciones de que no hay víctimas en la institución dando así un giro a la pesquisa judicial según afirmó a LaMula.peel abogado defensor de las víctimas del Sodalicio, Héctor Gadea.

“Es la primera vez que Moroni reconoce que hay víctimas dentro y fuera del Sodalicio, afirmación que va más allá del rigor con el que se desarrollaba la institución religiosa. Apenas llegue a Lima, pediré que regrese a declarar a la Fiscalía junto a los miembros de la cúpula para que nos diga de cuántas víctimas estamos hablando y qué daños sufrieron dentro (del Sodalicio)”, concluyó Gadea.

 

MARÍA DEL PILAR PERALTA

Desde Roma, la fiscal María del Pilar Peralta señaló que Luis Fernando Figari no viene a Lima porque se encuentra en un tratamiento oncológico de 11 meses y porque afirma que el Vaticano le ha ordenado a Figari quedarse en Roma.

El capítulo final de esta historia judicial aún no está escrito. Esperemos que la cúpula actual del Sodalicio ahora sí se encuentre a la altura del reto y pueda resarcir a las víctimas y resarcir simbólicamente a las decenas de familias que confiaron a sus hijos desde 1971.